APUNTES EXTRAVIADOS: QUIRQUIGANS

San José celebra hoy 74 años de su fundación, en uno de sus momentos más críticos, deportiva e institucionalmente. Nada que nos sorprenda, sucede lo mismo cada decenio, al menos desde los 90. Dirigencia maldita.

Hinchada complicada, también. Amamos nuestros colores, pero qué difíciles somos. Pensando en nosotros, en las tribunas y sus domingos grabados en la memoria, esta breve diatriba amorosa.

Como sea, ¡Viva San José, carajo!  

 

La hinchada de San José es una hembra, hambrienta y en celo, capaz de devorarle los huesos al consentido de turno (objeto de pasión y desidia): el goleador de buen pie, el técnico buena racha, el defensa pelota sí/jugador no y viceversa.

Es una vieja beata que asiste a iglesia todos los domingos, que comulga con fervor, y al concluir la liturgia, apenas con un pie fuera, maldice hasta las más pequeñas imperfecciones de la creación divina. 


El reflejo de una ciudad que celebra peregrinaciones religiosas entre orgías y borrachera. De un país que soñó un presidente indio y al tenerlo quiso más y luego ya no quiso nada ni nadie. Cuando es todo, no damos nada. Cuando es nada, ponemos todo.


La hinchada santa es ladina, insaciable, caprichosa, masoquista, y, al final de cuentas, a pesar de todo, fiel como pocas. 


Es la mujer de la que nunca deberías enamorarte, es aquella por la que a acabas doblando las rodillas y cortando la manga, con los huesos y el corazón magullados, con heridas sangrando licores y esperanzas. 

Es la mujer sutilmente bonita y pretenciosa, a la que sigues y saludas a la distancia, temeroso, fingiendo indiferencia. Es un error, de esos que repites y repites, que te enamoran y enamoran. Un juego que nunca se acaba y está siempre perdido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INFO: COCHA Y SU BIENAL DE ARTE URBANO 2017

RESEÑA: JUANA AZURDUY, GUERRILLERA DE LA PATRIA GRANDE - JORGE SANJINÉS

RESEÑA: LOS EXPERIMENTOS - LA MALA TEATRO