RESEÑA: LA VIDA DE LAS COSAS - ÁLEX AYALA

Hoy se supo que un libro hecho en Bolivia, por la editorial El Cuervo, fue premiado en un certamen internacional muy particular (del tipo que uno no cree que existen): La vida de las cosas (2015) fue nombrada como la “Producción más bella de un libro” otorgada por la Comisión Alemana para la UNESCO, en cooperación con la Fundación “Stiftung Buchkunst” en Fráncfort del Meno y el Programa de Invitación para Editores de la Feria del Libro de Fráncfort.

El libro “La vida de las cosas” de Álex Ayala Ugarte ha obtenido el premio especial “Producción más bella de un libro”...

Posted by Editorial El Cuervo on lunes, 14 de marzo de 2016

Como acostumbramos colgarnos de éxitos ajenos, bien merecidos y plausibles -El Cuervo debe ser una de las editoriales bolivianas que mejor presenta sus productos-, ofrecemos una reseña al mencionado libro, que deben conseguir en cuanto puedan (Ayala suele venderlos personalmente, acompañando la transacción con un café, al menos eso cuentan las redes sociales).

El árbol de las cosas (y la vida)


Álex Ayala, periodista hispano boliviano, porque sí, la patria y el amor no admiten burocracia, es uno de los referentes en la crónica nacional de los últimos años. Además de ser fundador y director de la revista de periodismo narrativo Pie Izquierdo, publicó Los mercaderes del Che y otras crónicas al ras del suelo (Ed. El Cuervo, 2012) y colaboró con importantes suplementos y revistas internacionales.

En Bolivia, además de trabajar en varios medios, este Premio Nacional de Periodismo en 2008 se dedicó a cultivar la crónica de largo aliento, con una mirada, antes que coyuntural y apremiante, periférica y paciente.

Es así que, por ejemplo, en su primer libro supo poner bajo la lupa a uno de los personajes más reconocidos entre los internautas bolivianos: Américo Estévez, “Saxoman”. Y es que en un momento político y económico en el que las convulsiones sociales, que tan bien nos definían, se diluyen en el recuerdo y la modorra cubre nuestras agendas -espabiladas apenas por alguna frasecilla torpe o algún escándalo menor-, parece fundamental agudizar los sentidos y conectar con aquellos personajes anónimos y silenciosos que habitan nuestras calles y hogares como síntomas de lo inminente o pulsiones del ahora.


A diferencia de Los mercaderes…, un muestrario de gentes, saberes y decires, el segundo libro de Ayala, La vida de las cosas (El Cuervo, 2015), redobla su apuesta por la observación y el detalle y se decanta por narrar objetos -en apariencia inanimados-, recuperando su memoria, vitalidad y trascendencia. Un gesto de rebeldía en un tiempo en el que todo parece nacer con el sello “descartable” bajo el código de barras.

Como menciona el autor en el prólogo, casi tangencialmente, este título ejercita una arqueología de nuestras existencias. Un intento por descifrar, desde nuestras chucherías, las marcas más íntimas de nuestro tiempo, el que pasó, y un gesto, aún poco claro, por supuesto, de lo que vendrá. Hablo en primera persona porque invariablemente nos sentiremos cercanos a alguna de estas historias.

Conceptualmente, Ayala consigue un producto cabal. No en lo que refiere al corpus de los relatos, sino a la forma en la que son presentados. El lector se encuentra frente a una colección, en la plenitud del significado que le cabe a este término, de miniaturas, pequeñas piezas de un rompecabezas infinito, objetos intangibles y disímiles, reunidos casi por azar entre las más de 200 páginas de este libro.

Ninguna de las narraciones excede las cuatro páginas y muchas veces son suficientes, gracias al pulso de Ayala en el momento de destilar las circunstancias. En otros casos el recurso juega en contra y la promesa de un universo particular se esfuma con la obligación de responder a la estructura del conjunto.

Son más de 50 crónicas -pequeñitas y risueñas, en general-, las que hacen de La vida de las cosas un libro optimista, de lectura aleatoria, sosegada y entretenida. Un libro que, como bien retrata la portada, crece libremente como un arbusto en el bosque, ofreciéndonos frutos diversos, y que nos alienta a cavilar en las raíces que alimentan “la vida de las cosas”.

Si quieres más, puedes leer esta interesante entrevista al autor: Ayala y las siete vidas de las cosas

Comentarios

Entradas populares de este blog

BITÁCORA: ODA A LA ÑUSTA GUERRERA Y SU CANTO - LUZMILA CARPIO

RESEÑA: "GENÉSIS 4:12" Y "DESVELO"

INFO: COCHA Y SU BIENAL DE ARTE URBANO 2017